Descubrimiento y Conquista

Gracias a los relatos de los primeros cronistas españoles en Perú a partir de 1532, se puede evidenciar la gran habilidad de los antiguos pobladores chilcanos al cultivar sus chacras hundidas y abonándolas con anchoveta o sardina.

Con la presencia de los europeos, llegan deliciosos frutos como el higo, la granada, la uva, el olivo, además de la construcción de viviendas de estilo español, el idioma y la religión católica, empezando la edificación del templo “Nuestra Señora de la Asunción de Chilca en 1674.