Chacras Hundidas

Hace muchos años, tal vez unos 6 mil, junto con el primer agricultor de Chilca implementamos una técnica de uso común en planetas desérticos como Marte, con ella obtuvimos mejores resultados al cultivar frutas y hortalizas, combatiendo la escasez de agua de la zona. Consistía en cavar hoyos de 2 a 6 metros de profundidad y así aprovechar al máximo la humedad del subsuelo.

En la actualidad, se sigue usando la misma técnica y las Chacras Hundidas van pasando de generación en generación, cultivando riquísimos higos, tunas, lúcumas, paltas, entre otros productos terrícolas.